Primer trueque verde nos enseña nueva forma de consumo

Print
28 de junio, 2017.- El Trueque Verde se convirtió este año en la actividad más innovadora dentro del mes de reflexión sobre la reconciliación con el medio ambiente, con la idea de iniciar un experimento comunitario por una vida con mayor sencillez, haciendo un intercambio de cosas que ya no ocupamos por cosas que nos pueden ser útiles.  
 La actividad fue desarrollada el pasado sábado 24 de junio, bajo el concepto central de aprender a vivir con menos consumo, aprovechando lo que ya tenemos entre todos, sin tener que seguir comprando y consumiendo cosas nuevas, porque todo lo que compramos y consumimos tiene un impacto en el ambiente.  No se trata de regalar; el trueque es un intercambio en el que podemos aprender a reciclar y reutilizar cosas entre nosotros. A continuación, reproducimos la entrevista realizada por David Madrid a Lucy de Pacheco, coordinadora de la innovadora actividad:
David: ¿Cuál es el Objetivo Específico de la actividad?  
Lucy:  Lo que buscamos con esta actividad es tener menos impacto hacia el medio ambiente con un estilo de vida de menor consumo, ya que cada vez que compramos algo nuevo, esto tiene un costo energético inmenso al tomar en cuenta la producción en fábrica, empaquetado (generalmente en plásticos y cartón), almacenamiento y transporte, muchas veces a miles de kilómetros de donde se produjo.  Es así, que al adquirir menos cosas nuevas podemos aportar al cuidado del medio ambiente y ayudar a reducir nuestra huella de carbono y, por lo tanto, al calentamiento global.
 
David: ¿Cómo se implementó en la Iglesia en Transformación? 
Lucy: Pedimos a los miembros de la iglesia que trajeran de sus hogares hasta 10 artículos en buen estado para intercambiar.  Por cada artículo que se traía, se les daba un boleto de “trueque" con el que podían adquirir cualquier otro artículo que les interesara.  En la iglesia, había un equipo de personas ayudando a recibir y distribuir los artículos por categorías:  cocina, libros, juguetes, decoraciones, joyería, ropa, etc. 
 
David: ¿Cómo califica los resultados?
Lucy: La actividad despertó mucho interés en la comunidad y varias familias participaron en la actividad que se realizó entre las 2:00 - 5:00 de la tarde.  En total se contaron 98 trueques por los boletos utilizados.  Así mismo, se disfrutó de una tarde de compañerismo, disfrutando de un cafecito preparado por don Juan con deliciosas galletas y pan típico hondureño.
 
David: ¿Qué cosas se intercambiaron?  
Lucy: Hubo intercambio en todas las categorías mencionadas, aunque la mayoría de los artículos que se ofrecieron para intercambio eran artículos de ropa.  Además, contamos con una donación de lentes graduados para la lectura por la Fundación San Lucas.
 
David: ¿Cuáles son los resultados más importantes de esta primera experiencia? 
Lucy: Esta primera experiencia de trueque nos mostró la posibilidad de no apegarnos a las cosas que tenemos y de encontrar valor en la re-utilización de cosas usadas.  Al liberarnos de siempre buscar cosas nuevas o “estrenos”, podemos abrirnos a la posibilidad de la ayuda mutua y el cuidado de los demás.
 
David: ¿Cómo se continuará con esta actividad en el futuro?
Lucy: Esperamos que en el futuro cercano podamos seguir practicando el trueque con mayor participación de la comunidad, incluyendo a los niños y jóvenes. Incluso sería interesante experimentar con un trueque en servicios, usando las habilidades y conocimientos que tenemos en intercambio por otros bienes y servicios.
 
David: ¿En que coincide está actividad con la visión y misión de la Iglesia?
Esta actividad nos muestra que podemos ser una comunidad que busca honrar al Señor con nuestro estilo de vida, que buscamos la reconciliación no solamente con el Creador, sino también con su creación y que, además, tenemos recursos a nuestra disposición para marcar la diferencia en nuestra sociedad de consumo.